Dibujos animados para mayores

La animación no es sólo cosa de niños. Desde hace un tiempo, títulos como ‘Persépolis’ y ‘Vals con Bashir’ han hecho que este género dé un salto hacia delante.

(Reportaje publicado en el suplemento ES de La Vanguardia, el 11 /07/09)

Puedes leerlo enPDF aquí: dibujos1, dibujos2,dibujos3 ydibujos4

dibujos1 copia

Ari Folman estaba sorprendido. No recordaba nada de nada de aquellos años por más que intentaba remontarse en el tiempo. Una noche no hacía mucho, un viejo amigo le había explicado que siempre tenía la misma pesadilla: un grupo de 26 perros feroces le perseguía. Después de que ambos hombres le dieran mil y una vueltas al significado de tal sueño, llegaron a la conclusión de que, quizás, aquella historia tenía que ver con sus años como soldados en la
segunda invasión del Líbano por parte de Israel en 1982. Y ése es, precisamente, el germen de Vals con Bashir (2008), un documental animado que alterna la tecnología y el dibujo cercano al cómic para explicar la matanza de refugiados palestinos en Sabra y Chatila. La cinta, del cineasta israelí Ari Folman, ganó el Globo de Oro 2009 a la mejor película de
habla no inglesa y es un ejemplo de un genéro en efervescencia, la animación.

Al contrario de lo que se solía pensar hasta hace algún tiempo, los dibujos animados no son propiedad exclusiva de los niños. Para nada.  Miquel Campos, creativo de series de animación (www.squarerocket.com) y uno de los expertos que más dominan este mundo, lo tiene claro: “La animación siempre ha ido de lamanode los adultos. Basta pensar en películas como Heavy metal (1981) o Planeta salvaje (1973), que aunque no dejaban de ser rarezas, estaban dirigidas a un público adulto. O la animación japonesa, que siempre ha estado claramente destinada a adultos. Ahora,  filmes como Persépolis (2007) y Vals con Bashir (2008), medio documentales y medio autobiográficas, han hecho que este género dé un salto hacia delante”. Yasí es.Además de los dos títulos que menciona Campos, que han hecho que se comience a mirar la animación con otros ojos, recientemente se ha estrenado Los mundos de Coraline (2008), basada en un libro de Neil Gaiman y dirigida por Henry Selick, el realizador de Pesadilla antes de Navidad, que es la primera película de animación stop-motion rodada en 3-D y alta definición. Por venir está la sueca Metropia (2009), cinta inquietante que combina personajes dibujados con actores.

Este género, por sorprendente que pueda parecer, nació destinado exclusivamente a los adultos. En 1899 el inglés Arthur Melbourne-Cooper creó Matches, an appeal, una historia narrada con letras formadas por cerillas que lanzaban un mensaje patriótico a los espectadores. Aunque la animación no tardó demasiado en convertirse también en una diversión para los niños, con Fantasmagorie (1908), del director Émile Cohl, y Walt Disney la convirtió en un género casi exclusivo infantil durante buena parte del siglo XX. No obstante, también ha habido algunos títulos para adultos; en 1928 apareció la primera animación pornográfica, Eveready Harton in buried treasure; dos años más tarde, Betty Boop (1932), un dibujo que tocaba todos los temas tabú de la sociedad americana, hacía furor. Le siguieron El submarino amarillo (1968) y El gato Fritz (1972), hasta llegar a las historias actuales, más complejas y sofisticadas, como Coonskin (1975), un alegato contra el racismo; Akira (1988), que recrea un mundoal borde de la destrucción absoluta, tras una guerra nuclear; Ghost in the shell (1995), un thriller futurista de espionaje, o Waking Life (2001), un filme animado mediante la técnica de rotoscopia que narra la vida de un joven en un estado permanente de sueño lúcido.

Por otra parte, además, desde finales de los 80 la animación para adultos ha saltado del celuloide para colarse también en la televisión. Las cadenas generalistas –aunque tímidamente, al menos en España– programan series de dibujos animados con personajes que nada tienen que ver con Heidi, Marco, la AbejaMaya u Oliver y Benji. La nueva hornada de cartoons para adultos es irreverente, de humor corrosivo y lanza críticas feroces a la sociedad, como ocurre en Padre de familia, Futurama o South Park. Y parece que gustan, a juzgar por el aumento de este tipo de productos en las parrillas de programación de las cadenas. En parte, la culpa de que esto sea así la tienen Los Simpson, una familia de color amarillo limón que irrumpió en la noche de La 2 en 1991. “Fueron una auténtica revolución –considera  Esperanza Martín, jefa de programación de La Sexta–. Cambiaron el concepto de dibujo animado con un lenguaje  innovador, con una estética diferente y unos guiones muy bien trabajados que tocaban temas potentes y actuales,  con mucha ironía y humor”. Y para la televisión generalista, aquella serie supuso un punto de inflexión y sentó precedentes; “antes nadie podía imaginarse que se programarían series de animación en la sobremesa y ahora, en cambio, no nos sorprendemos si a las tres de la tarde ponemos La Sexta y nos encontramos con Futurama”, considera Martín.
No obstante, los Simpson, que este año celebran su vigésimoaniversario, no fueron los primeros cartoons para adultos que desembarcaron en España.Un año antes Televisió de Catalunya había introducido un fenómeno nuevo y hasta entonces completamente desconocido en España en su programación juvenil, el manga. El 15 de febrero de 1990, miles de catalanes vieron el primer episodio de Bola de Dragón. “Buscábamos productos para los adolescentes y adultos jóvenes y en aquelmomento no había series de animación para este público en el mercado europeo, así que fuimos a Japón”, explica Jordi Serra, responsable de programas deTV3.  Primero llegó Son Goku y luego el gato Doraimon o
el irreverente Shinchan, una parodia dehumor, con toques a veces tontos, de un niño desobediente que se bajaba los pantalones y que tuvo gran éxito. “Es animación para adultos, lo que pasa es que al ser dibujos resulta difícil que los  niños no los vean –señala Serra–. Cuando empezamos a emitir esta serie, competíamos en horario con El diario de Patricia, un programaque muchos niños veían. ¿Qué es más inadecuado: un programacomoese o incluso un telediario, donde salen imágenesmuycrudas, o un dibujo animado que suaviza y matiza la realidad?”. Además del manga, TV3 está apostando por las series de animación para adultos; demomento, están coproduciendo dos que se estrenarán este otoño, una junto a Juanjo Sáez y Escándalo, la productora vinculada a la Escuela Superior de Cinematografía y Audiovisuales de Catalunya. Y otra, la serie 240, sobre niños clónicos que se venden en tetrabricks.

La Sexta es, no obstante, la cadena que se lleva la palma: es la que más series de animación para adultos tiene en parrilla, tres en total. “Decidimos apostar por este tipo de productos diferentes, frescos, y lo cierto es que acertamos y mucho”, afirma orgullosa Esperanza Martín, responsable de programas. Los datos no engañan: a mediados de mayo, por ejemplo, Futurama, una serie que transcurre en el sigloXXXI (sí, sí, han leído bien: 3 1), tenía una audiencia de 732.000 espectadores, una cifra nada desdeñable si se tiene en cuenta que compite con los informativos del resto de las cadenas y si se compara con la de programas estrella de La Sexta, como Sé lo que hicisteis, con un millón de espectadores.

No obstante, se queja Miquel Campos, aparte de la MTV, que siempre ha incorporado series de este tipo, como Beaves y Butt-Head y se ha arriesgado más, las cadenas generalistas se arriesgan poco o nada y sólo apuestan por las series que triunfan en la Fox.  Cuesta, dice Campos, que apuesten por productos más alternativos,como Les Lascars, una serie francesa que pasa en los barrios bajos y periféricos de una gran ciudad, con prostitutas, ladrones y chulos. “Arrasa en internet, es muy buena y, sin embargo, ninguna tele se atreve a programarla”.

Pero ¿qué tienen los dibujos animados para haber enganchado a tanta gente? Pues, seguramente, un cúmulo de cosas: “Suponen libertad de imaginación, sin límites; los guiones suelen ser originales, brillantes, destilan grandes dosis de  fantasía, y despiertan al niño que todos llevamos dentro”, resume Jordi Serra, de TV3. Los personajes están muybien definidos, más que en una película, donde dependen del actor, y al ser dibujo, permiten un tratamiento de temas  distinto: situaciones capaces de provocar rechazo o repulsa al espectador, como una persona que revienta a un gato de una patada, en una animación como Padre de familia pueden ser capaces de arrancar una carcajada. ”La pregunta no es por quémegustan tanto las series de animación sino por qué nunca me dejaron de gustar señala Campos .- No es que me gusten ahora, sino que, desde que recuerdo, siempre me han gustado los dibujos. Primero veía La abeja Maya y Vickie el Vikingo, y conforme he ido creciendo mis gustos hacia la animación han ido evolucionando. Pero sigo consumiento
dibujos”.

Donde más series de animación se ven es en Japón, seguido de Estados Unidos. En Europa, quien lleva la voz cantante es Francia, donde se celebra desde hace 45 años el Festival Internacional de Cine de Animación de Annecy, que muestra lo mejor y lo más nuevo que se hace sobre este género. Pero si hay un lugar en el que este tipo de producto arrasa cada vez más es en internet. Cada día, millones de personas se conectan a la página  americana Crunchy Roll para ver en streaming HD los últimos capítulos de sus series favoritas, o buscan por internet capítulos de series que aún no se han estrenado –y ni se sabe si se estrenarán– en nuestro país. Y al parecer, esta va a ser la tendencia. “La animación para adultos dejará de emitirse por televisión y lo hará sólo por  internet. Tiene más sentido –vaticina Miquel Campos–. No quieres esperarte a que la serie que te interesa llegue aquí, que alguna tele la compre y la programe. Quieres verla y no te importa si es por internet y con subtítulos. Porque cuando quieres algo, lo quieres cuando tú puedes verlo”.Yde seguir la animación para adultos el ascenso que lleva, puede que de aquí a unos años, una escena tan habitual en los metros japoneses de personas adultas, de yernos y suegros, mirando juntos dibujos desde sus móviles o consolas se convierta en una imagen frecuente también en Occidente. “¡Eso es todo, amigos!”

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s