Y hago chás y aparezco a tu lado. La teleportación, ¿realidad o ciencia ficción?

A principios del siglo pasado, se produjo una gran revolución en la física a causa del nacimiento de la mecánica cuántica. La nueva  teoría, si bien ofrecía una explicación satisfactoria de algunos de  los experimentos de la época para los cuales no se tenía ningún modelo, también predecía resultados que se escapaban a la intuición clásica. Los experimentos imaginarios, en alemán  Gedanken experiment, jugaron un papel fundamental en este desarrollo.  En ellos, se planteaban situaciones sorprendentes, pero siempre compatibles en el marco de la nueva teoría, cuya realización era imposible en la práctica.

Antonio Acín es doctor en ciencias físicas e investigador ICREA del Instituto de ciencias fotónicas de Barcelona, el ICFO. Hablamos con el de la teleportación.

Antonio Acín. Foto: Egoi Suso

Antonio Acín. Foto: Egoi Suso

Podría suceder como en la película La Mosca y que, al intentarlo, el resultado no fuera exactamente un humano…

Digamos que podría pasar algo así, ¡sí! [risas] Que uno lo intente hacer pero que no funcione. Realmente, es un nivel demasiado fuerte, no ya para la tecnología que tenemos hoy en día sino para cualquier tecnología futura.

La teleportación era uno de los experimentos imaginarios con los que soñaron los padres de la física cuántica a mediados del siglo XX.

La física cuántica fue introducida a principios del siglo XX y a partir de 1930 hubo todo un boom y se desarrolló la teoría. Ya en aquel entonces los padres fundadores se dieron cuenta de que había situaciones difíciles de explicar que la teoría predecía. Por ejemplo, había partículas que podían estar en un estado y en otro, podían comportarse como partícula y, a la vez, como onda. Ellos decían: “si esto lo extrapolamos al mundo real, podremos tener gatos vivos y muertos al mismo tiempo”. Es el gato de Schrödinger.

gato

Entonces eran experimentos que nadie podía hacer y que eran tan sólo posibilidades que ellos se planteaban en un descanso de una conferencia, tomando nun café…Hablaban de esos experimentos imaginarios, pero no podían comprobarlos, porque no había el control. Lo que ha pasado a finales del siglo XX es que la física ha avanzado tanto que muchos de estos experimentos imaginarios han dejado de ser imaginarios. No tenemos un gato vivo y muerto pero tenemos algo que en cierto modo se aproxima al gato vivo y muerto. Se han hecho experimentos con partículas en los que éstas se comportaban como ondas. No estamos aún en estas perversiones de la teoría de gatos vivos y muertos pero nos encontramos en un nivel que se aproxima mucho más de lo que los padres fundadores de la teoría imaginaban que se podría llegar, de controlo sobre estos efectos cuánticos. Por eso, estos experimentos de conversación de café imaginarios han pasado a la realidad.

¿Por qué es tan difícil realizar estos experimentos?

Porque estamos hablando de una escala sumamente pequeña, en la que hay una cierta fragilidad. Cualquier perturbación, puede dar al traste con ese equilibrio. De ahí que en los experimentos se requiera un control muy fuerte, porque, a la mínima que tengas una modificación, estos efectos se pierden. En nuestro mundo no vemos estos efectos, porque nosotros estamos sujetos a perturbaciones cada dia. Ahora mismo, están chocando conmigo continuamente moléculas del aire. Y es por eso que estos efectos no se observan, porque son tan frágiles que en nuestra realidad se pierden. Hay que ir a entornos muy controlados para poder verlos.


La ciencia ficción muchas veces ha jugado con la idea de la teletransportación. Te metes en una cápsula, unos cuantos rayos, y…¡zas! apareces en otro punto del planeta o en otro punto de la línea del tiempo. Mal negocio para las compañías de aviones…

[Risas] Bueno, bueno. La verdad es que los procesos de teletransporte que se hacen ahora en el laboratorio son, digamos, aproximaciones a lo que la gente tiene en mente. Es sorprendente pero no tanto como esas aplicaciones que hemos visto en las películas o leído en las novelas fantásticas. Se teletransportan estados de fotones o de átomos

¿Nada de humanos?

Por ahora, no se ha conseguido teleportar ningún objeto de la complejidad de un ser humano. Y creo que es un problema que nunca se podrá solventar, es demasiado complejo.

¿En qué consiste, pues, la teleportación?

Pensemos en el siguiente ejemplo para entenderlo: supongamos que yo te quiero teleportar una pelota que puede ser de cualquier color. Tú la recibes y no sabes de qué color va a ser, roja, amarilla, azul, verde.. Pero tú tienes una que es gris y que está conectada con la mía. Lo que hago yo es pillar la pelota que te tengo que teleportar, hacer una operación con esa pelota y enviarte un poco de información sorbe esa pelota a ti, de manera que puedas recuperar el color de lo que te quería enviar. Por lo tanto, yo no te estoy enviando mi pelota, sino que hago un proceso por el que tu pelota toma el color de la que yo te quería enviar. Teleporto el estado, pero mi pelota no se mueve de aquí ni la tuya tampoco.

¡Trampa!

¡Nooo! A nivel efectivo tu no verás la diferencia. A ti te da lo mismo que yo te envíe mi pelota roja o que tu pelota se convierta en roja. Tú quieres recibir una pelota roja y… de alguna manera, recibes la pelota roja. Da lo mismo que yo te la envíe o que, con este proceso un poquito más complicado, tu pelota se convierta en roja.

¿Y por qué ese proceso no lo podemos hacer con personas? Con otras escala y complejidad, como la pelota, el ser humano es un cúmulo de átomos.

Todos estos procesos son muy complejos. Estamos interactuando con las partículas en el mundo microscópico y necesitamos un control muy fuerte de todos los procesos que se llevan a cabo. Un humano está compuesto de multitud de átomos. Basta que uno solo no lo controlemos bien para todo ese proceso se pierda. Somos capaces de ejecer el control necesario para un átomo, pero para muchos… creo que nunca llegaremos a tener este nivel de control.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s