Los abanicos de María Pagés

Sobre el escenario, esta bailaora y coreógrafa es un torrente de fuerza y de alegría, capaz de hacer que la jalee hasta el apuntador. Ha sabido consolidarse como un referente mundial. Y los abanicos de su infancia la acompañan desde el primer día.

(Perfil publicaco en el suplemento ES, de La Vanguardia, el 9 de octubre de 2010)

Léelo en PDF: Los abanicos de María Pagés

Fotos: Laura Guerrero

Cuentan que hace mucho, mucho tiempo, un marinero de Ibiza, de apellido Pagés, arribó a la costa malagueña y se enamoró de una muchacha. Fue así como arrancó la saga de los Pagés andaluces. “¡Al ibicenco no lo ha conocido nadie! Es como una leyenda. Y luego quizás se fuera para Cuba, porque allí también me ha salido familia” ríe, franca y alegre, María Pagés, bailora y coreógrafa, a la que Saramago le dedicó los versos más lindos. Luego, coqueta, saca del bolso un abanico rojo y empieza a darse aire.

María tiene muchos. Más de un centenar. Los lleva atesorando desde chica. Entonces, como ahora, le gustaba tenerlos, mirarlos y remirarlos; que si éste tiene florecitas, aquel otro lunares; rojo, azul con pizcas de amarillo. Y es que en su tierra, en Sevilla, se usan mucho. Porque hace mucho calor, sí. Pero porque son un elemento del baile flamenco. Y María aprendió a bailar y a cantar tanguillos casi antes que a andar y a hablar.

En la maleta siempre lleva unos cuantos abanicos, que carretea arriba y abajo, en sus viajes por todo el mundo. Barcelona, Sevilla, Guatemala, Colonia, Japón. “Algunos los he usado mucho y me digo: ‘tienen que pasar a otra vida’ y sólo los contemplo”. Otros los usa en sus espectáculos, como los pericones, grandes y sencillos. Y entre tanto ir y venir, María aprovecha para comprarse alguno nuevo.

Para esta bailaora, de brazos delgados casi en fuga, buscarlos es todo un ritual. En Rusia, por ejemplo, encontró uno “precioso” en un anticuario. En Japón, en cambio, no le hizo falta, porque se lo regalaron. “Ése es tan bonito que no lo uso, no se vaya a estropear. Lo tengo de exposición”. Cada vez que va a Sevilla, confiesa, “me paso por una tienda que sé que siempre tiene abanicos actuales muy bonitos y… acaba cayendo alguno”. Tiene abanicos heredados. “Uno que para mí es muy especial es un abanico que era de mi bisabuela; cuando murió mi abuela, mi madre me lo dio y me dijo: toma, todos estos años te lo estaba guardando la abuela’. Es maravilloso, de nácar, casi intacto, muy bien conservado”.

María también tiene abanicos pródigos, perdidos y recuperados. “En Colonia, estaba bailando con uno y hay un momento del espectáculo en que lo tiro. Aquella vez en lugar de caer en el escenario, se fue para el público. Pensé que me había quedado sin él. Y sin embargo, al final del espectáculo apareció sobre el escenario, abierto, bien puesto. Cada vez que bailo con él me digo: ’mira, éste es el perdío”.

 

 

El reto

A veces, cuenta la bailaora, tiene que actuar en cumbres políticas, delante de personalidades de todo el mundo que tienen mil cosas en la cabeza. “Que si la crisis, que si ésta medida económica, que si un trato con aquellos… Están dale que te dale a la cabeza y les cuesta la misma vida desconectar y meterse en el espectáculo. Es normal. No están muy flamencos”. Lo que ellos no saben es que de una obra de María, no se salva ni Dios. De aplaudir a rabiar. De acabar con una sonrisa de oreja a oreja. De mover los pies al ritmo de la guitarra. De sentirse andaluces. “Al final, siempre consigo traérmelos conmigo”, afirma orgullosa. ¡Olé!

Anuncios

2 Respuestas a “Los abanicos de María Pagés

  1. Me gustaría mucho que vieses el blog de mis abanicos y pericones pintados a mano. Y ni te cuento, que bailaras con uno de mis tesoros. Espero que te gusten, los hago con amor y mucha dedicación. Gracias a la crisis he vuelto a mis pinceles, que es lo mío, y me gustaría no dejarlos jamás, ya que tengo una edad y creo que es hora de hacer lo que me gusta de una vez por todas. Perderás sólo unos minutos, pero merece la pena.
    Gracias.
    Claudia Cano

  2. son bellosssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss
    nunca e visto unos abanicos tan bellos mi nota es un 10 un puro 10 (diez)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s