Cuando los hogares sean inteligentes

La revolución tecnológica está transformando los hogares. Las casas han dejado de ser simples paredes yuxtapuestas, para convertirse en elementos casi vivos. Llegan los e-homes

(reportaje publicado en la revista Redes para la ciencia, diciembre)

Léelo en PDF: Cuando los hogares sean inteligentes

Oh no. Otra vez lunes. El reloj apenas roza las 7 y salta, sin piedad. Lo apagas. Cinco minutos más, piensas. Y aunque tratas de hacerte el remolón, la cama… no te deja. Se activan una serie de sensores repartidos por todo el colchón que consiguen ponerte en pie. Una ducha rápida y mientras te lavas los dientes y te secas el pelo, le echas un vistazo a la previsión del tiempo y a los principales titulares del día en el espejo del baño. Te conectas un segundo a tu correo.

Desayunas. Te acabas la leche y el zumo de naranja. Ves que la nevera ya lo ha detectado. ¡Menos mal que de la compra básica se encarga ella y que luego hará un pedido al súper! Sales de casa pitando hacia el metro. La luz del baño se ha quedado encendida. Pero te da igual, sabes que no tienes que preocuparte, porque cuando la casa detecte que ya no hay nadie, la apagará, al igual que la calefacción.

Por muy futurista que pueda parecer, este tipo de hogares inteligentes ya existen. Son los denominados e-homes, los hogares digitales, y dicen los expertos que de aquí unos años, pocos, todos viviremos en uno. Este nuevo tipo de viviendas trata de sacar provecho al máximo de todos los avances tecnológicos para hacernos la vida más fácil, cómoda y segura. Dispondrán, pongamos por caso, de sensores de humo y de agua, totalmente invisibles, que estarán repartidos por toda la casa y evitarán accidentes domésticos; tendrán instaladas cámaras IP que nos avisarán por sms o por mail si detectan, por ejemplo, que alguien ha entrado en el piso mientras estamos fuera; o si el abuelo se ha caído y está en el suelo sin poderse levantar.

La casa mirará qué tiempo hace y regulará la temperatura interior; no nos hará falta regular la calefacción cada día. Correrá el toldo si no hace sol y hay poca luz;  ocultará los aspersores del jardín si detecta humedad elevada en el ambiente. Es más, no tardando mucho, podremos incluso pasar revisión médica sin salir de casa, cómodamente sentados en el salón, a través del televisor. El médico hablará con nosotros, la casa registrará nuestras constantes y se las enviará, y así podrá reconocernos virtualmente. Además de facilitarnos el día a día, este tipo de hogares serán más responsables con el medio ambiente, puesto que ahorrarán una cantidad considerable de recursos energéticos.

Los e-home

Desde que a finales del siglo XIX la electricidad comenzara a bañar las ciudades, las calles y también los edificios comenzaron a inundarse de cables.  Cordones umbilicales imprescindibles que insuflaban vida a los pequeños aparatos que comenzaron a proliferar. Fue así como las tareas domésticas dejaron de ser tan arduas. No obstante, aquello de llenar de cobre el espacio, pronto comenzó a plantear problemas: el cielo estaba literalmente enmarañado de hilos de electricidad. El inventor serbio Nikola Tesla ya a principios del siglo XX fue el primero que trató de acabar con aquel lío de cables, e investigó de qué forma transmitir energía y también información a través del aire.

No obstante, ha hecho falta que pasaran casi 100 años para que el sueño de Tesla se hiciera realidad, porque fue tan sólo hace dos décadas cuando por fin comenzaron a irrumpir numerosas tecnologías inalámbricas, como el bluetooth y la Wifi. Gracias a ellas, podemos enviar ingentes cantidades de datos a gran velocidad de un dispositivo a otro, con lo que la casa se ha ido despojando de cables.

Además, aquellos primeros aparatos eléctricos que comenzaron a proliferar en los hogares, como las tostadoras, las aspiradoras, las batidoras, durante este siglo han ido aprendiendo a automatizar determinadas acciones, como por ejemplo, la cafetera, que se conecta a primera hora del día para que tengamos el café recién hecho al levantarnos. Y, así, poco a poco, fueron adquiriendo cierta inteligencia y pasaron a ser domóticos, un término que procede del vocablo latín domos, casa, y tecnología.

Y esa inteligencia de los aparatos ha hecho que se fueran transformando los hogares e incluso las relaciones entre quienes viven en ellos. Y lo mejor no es eso, sino que cada miembro de la familia puede disponer de una casa  “a medida”. La tecnología permite que las habitaciones de los niños estén a una temperatura más alta que el resto; o las paredes de cada sala cambien de color en función del estado de ánimo de quien esté allí. Incluso las luces se pueden regular, que sean suaves en el salón y en la cocina, potentes.

Los hogares digitales son capaces de aprender, como si se tratara de un cerebro gigante que observa a sus habitantes y asimila sus gustos, sus costumbres, para adaptarse a ellos todo lo posible. Ese gran cerebro controla las constantes vitales de la casa y envía órdenes: si detecta que se ha roto la tubería del agua, cierra la llave de paso y te avisa mediante sms; se encarga de encender el horno a las 8 para que la cena esté lista cuando llegues del trabajo. Y decide extender o recoger el toldo en función del sol y de la temperatura que haga.

Pero eso no es todo. Los expertos dicen que los e-home dentro de muy poco comenzarán a incorporar también inteligencia emocional. Que ese gran cerebro detectará nuestro estado de ánimo y teñirá las paredes de un color u otro; también adaptará el hilo musical, incluso la temperatura. Quizás en un futuro incluso podrían crear paredes capaces de preguntarnos qué tal nos ha ido el día, de darnos ánimos si nos ven tristes o por qué no, abrazos

Tras los e-home, el siguiente paso serán barrios conectados, ciudades enteras unidas y domóticas, permanentemente unidas a la Red. Eso permitirá controlar y gestionar de manera más eficiente los recursos de cada habitante.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s