El mantón de Estrella Morente

Cantaora de flamenco desde que tiene uso de razón, para ella llevar el apellido Morente es un lujo. Colaboró en varios discos y directos de su padre, Enrique, hasta que debutó en solitario a los 16 años. Desde entonces, se ha convertido en toda una referencia.

(Perfil publicado en el suplemento ES, de La Vanguardia, el sábado 5 de febrero de 2011)

Léelo en PDF aquí: ESTRELLA MORENTE

Estrella Morente. Fotos: Jordi Play (www.jordiplay.com)

Estrella Morente. Fotos: Jordi Play (www.jordiplay.com)

Sobre una escenografía sobria, con una alfombra de pétalos de rosa y tres puertas abiertas, que a veces se transforman en una cueva; otras, en la salida de un castillo o en un camino interminable, Estrella Morente, convertida en la gitana Candela, cuenta la historia del fantasma de un antiguo amante, que vuelve para atormentarla. Al final de la actuación, la cantaora granaína saca un enorme mantón, con el que se envuelve. “Es un cambio de sentir. Hasta ese momento, hay un encorsetamiento necesario para interpretar el Amor Brujo, de Don Manuel de Falla, que desaparece en el momento en el que saco a escena el mantón antiguo y lo hago volar”.

Entonces, se desparraman sobre el escenario miles de colores, alegría, que brotan del mantón enorme, azul turquesa, bordado a mano, con flores violetas, rosas, amarillas, rojas, que pesa una vida y que arrastra ya cuatro generaciones. Es prestado, una costumbre que tiene Estrella Morente. “Me gusta mucho pedir cosas porque es una forma de compartir con los amigos los buenos momentos. Lo llevo de un lado a otro, lo traigo, lo devuelvo de vez en cuando unos días y en seguida vuelvo a pedírselo prestado a mi amiga”. Dice Estrella que el valor de los objetos es ése, el imaginario, “el que te hace sentir que allí en el escenario, contigo, está esa persona a la que tú quieres y te genera una fuerza que se apodera de tu alma por momentos. Las cosas no las necesitas materialmente, sino espiritualmente”.

Para Estrella, el mantón ha sido casi un talismán que la está acompañando en esta aventura del Amor Brujo. “Es un momento muy especial en mi carrera porque me está permitiendo meterme en un mundo que venero y respeto mucho, que es el de la música clásica, y de la mano de la Orquesta de Cadaqués, la orquesta flamenca de los flamencos”.

El arte le viene de casta. Nació en el Sacromonte (1980), el barrio gitano y flamenco de Graná, hija del maestro Enrique Morente y de la bailaora Aurora Carbonell. “¡Mujer, que estamos ensayando!”, le decían su padre y su abuelo a la niña Estrella cuando de chica, tras volver de colegio, nada más entrar en casa soltaba la mochila y se colaba en el salón dando palmas, jaleando o bailándoles las alegrías, el bolero de Ravel o lo que le echaran.

Creció rodeada de personajes como Camarón de la Isla, Fernando Trueba, José María Sicilia, Miguel Nardo, Manzanita, que pasaban por su casa a hablar con su padre de teatro, de flamenco, de la vida. No es de extrañar que un buen día le espetara la niña al maestro: “Papá, yo no quiero estudiar una carrera, yo quiero cantar”. Entonces él la miró y le dijo: ‘No, lo que tú quieres es estudiar la carrera más difícil del mundo, que no es lo mismo, que es la de cantaora flamenca. Y eso, Estrella, es para toda la vida”.

De la Disney a San Juan de la Cruz

En casa y en la ducha, como todo hijo de vecino, Estrella Morente también canta. Desde la canción de moda de Disney, si está jugando con sus hijos pequeños, hasta Nina Simone o Sinatra. También le gusta escuchar música clásica y cantar encima y ponerles letra. Eso es lo que hizo con un tema de Michael Nyman de hace 30 años, sobre el que grabó un poema de San Juan de la Cruz. A Nyman le encantó y ambos incluirán el tema en el nuevo álbum de la artista.

 

Anuncios

3 Respuestas a “El mantón de Estrella Morente

  1. Pingback: La emoción, según Estrella Morente | Cristina Sáez·

  2. Pingback: La emoción, según Estrella Morente | Cristina Sáez·

  3. El Manton de manila bordado a mano, tiene como todo lo creado a mano , la magia del artesano, sabeis cuantos pensamientos tenemos las bordadoras mientras damos puntadas a puntadas, cuanta ilusion, cuantas esperanzas, puestas en una creacion , pensada siempre en positivo, como no va ha tener magia, si os fijais cuatro esquinas se unen para formar un diseño de manton y si mirais desde cierta distancia, siempre vereis una cruz entre ellas, por eso como bien dice Estrella Morete, le da suerte en sus actuaciones.
    Se une la magia del artista, del cante, el baile y la del Manton, cuatro puntos con mucho embrujo.
    mantonesdiaz@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s