Y usted, ¿qué animal lleva dentro?

A menudo, protagonizan campañas publicitarias, dibujos animados, películas; los usamos como logo de coches, de marcas de ropa. Los animales nos inspiran por sus cualidades físicas. Pero ¿y si también pudieran darnos lecciones acerca de cómo mejorar nuestras habilidades sociales en el trabajo?

(Reportaje publicado en el Suplemento Estilos de vida, del diario La Vanguardia, el 24.03.12)

Léelo en PDF aquí: Animaladas

Dédalo era un inventor ingenioso. Tras observar el vuelo de las aves, se le ocurrió fabricar unas alas con las que escapar del laberinto de Creta en el que el rey Minos lo había encerrado junto a su hijo, Ícaro. Reunió plumas, las unió con cera de abeja e hizo dos pares de alas. “¡Volemos fuera de la isla! Pero tengamos cuidado, no podemos hacerlo demasiado alto, ya que el sol derretiría las alas”. Ícaro no hizo mucho caso… el fin de la historia es conocido.

Dédalo se fijó en la naturaleza para hallar una solución a sus problemas, igual que los chinos, hace tres milenios, trataron de fabricar seda artificial fijándose en las larvas de algunos gusanos. Leonardo, uno de los genios más prolíficos de la historia, ideó innumerables artilugios para surcar cielos y mares basados en la anatomía de diversos animales. Los helicópteros imitan a las libélulas; el popular tren bala japonés está inspirado en el pico alargado del silencioso martín pescador. E incluso Eiffel ideó su torre inspirándose en la distribución de las fibras del fémur y cómo se articula este hueso con la cadera para soportar gran parte del peso corporal.

La naturaleza es el paradigma de la eficiencia. No hace nada en vano, ni desperdicia recursos. Tras 3.800 millones de años de experiencia, y de miles de ensayos de prueba y error, las plantas, animales y microorganismos son ingenieros consumados que han dado con la solución más eficiente. Seguramente por ello, el ser humano siempre ha observado al mundo natural y ha tratado de emularlo. Es más, desde hace un par de décadas existe la biomimética, que estudia los modelos naturales y copia sus procesos para resolver problemas en ámbitos como la medicina, la ingeniería o la arquitectura.

Pero, formas y procesos de la naturaleza aparte, los hábitos y conductas de los animales pueden ser de lo más reveladores y enseñarnos a gestionar mejor nuestras relaciones sociales y laborales. ¿Cuántas veces no hemos entendido lo que nuestro jefe nos está diciendo?No es el caso de las abejas melíferas, que practican una comunicación clara, precisa y concisa. Trabajar en equipo puede ser un drama y una fuente de conflictos a no ser que se imite a los lobos, que viven en manadas, cooperan y ejemplifican el trabajo en equipo. Por no hablar de jefes…los gorilas son un modelo a seguir de liderazgo. “Podemos aprender muchísimos de los animales”, dice el biólogo y experto en gestión empresarial Enrique de Mora, que ha analizado el comportamiento animal y extraído algunas lecciones para mejorar la conducta de los humanos. Sus conclusiones están recogidas en Animaladas (Etho-management). ¿Qué podemos aprender de los animales? (Empresa activa). “Nos pueden enseñar a mejorar nuestro comportamiento y nuestras relaciones sociales”.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s