UNIVERSO INTERNET: ¿MÁS SUPERFICIALES O MÁS LISTOS?

Hace un par de meses, desde el CCCBLab me pidieron escribir un par de posts sobre los efectos de internet y las nuevas tecnologías en el cerebro. Estos posts forman parte de un ciclo, Universo Internet, que han organizado y que culminará con varios talleres a partir de febrero. El post entero se puede leer en el blog del CCCB, en castellano, catalán e inglés. La idea es generar un poco de debate entorno a este tema, de manera que si tú, lector@, lo lees y tienes algo que decir, ¡¡deja tu comentario!! Y postéalo en facebook o tuitéalo. Compártelo para que entre todos podamos reflexionar. Gracias!

Post

Universo Internet: ¿más superficiales o más listos?

En 2008 el tecnólogo americano Nicholas Carr publicó un artículo en el que afirmaba que Internet estaba erosionando nuestra capacidad de concentración y de pensamiento crítico, e incluso aseguraba que la Red cambiaría la estructura de nuestro cerebro y forma de pensar. Expertos de diversos ámbitos comenzaron a realizar estudios y a reflexionar sobre la relación entre la Red y nuestras capacidades cognitivas. Algunos coincidían con Carr, pero otros como Clive Thompson descartaban esos argumentos asegurando que siempre que surgía una nueva tecnología se producía el mismo debate. Estos «tecnooptimistas» afirman que la Red no solo potencia nuestra agilidad cerebral, sino que además nos permite aprender más y más rápido, en definitiva, nos está haciendo más inteligentes.

Captura de pantalla 2014-01-10 a las 13.36.25

Cuenta Platón en Fedro que Sócrates no dejaba de lamentarse ante aquella invención. Pero ¡qué sería de la sociedad!, se preguntaba contrariado. Aquello supondría el fin de la cultura que él tanto había cultivado, temía el viejo sabio, que estaba convencido de que el desarrollo de la escritura llevaría a la población a abandonar por completo su memoria y a convertirse en olvidadizos, vacíos de conocimiento.

El filósofo iba incluso más allá y aseguraba que, como las personas entonces podrían acceder a una gran cantidad de información sin necesidad de recibir una instrucción adecuada, quizá se sentirían erróneamente cultas, aunque –decía– no serían más que puros ignorantes que desconocerían la verdadera sabiduría.

Sócrates no erraba demasiado y aquella nueva tecnología tuvo los efectos que predijo. Tal y como había vislumbrado, el conocimiento se comenzó a volcar sobre el papel, de manera que ya no hacía falta recordarlo todo. No obstante, no todo fue negativo, como presupuso el sabio, puesto que la escritura y la lectura, lejos de acabar con la cultura, contribuyeron a propagar la información, a estimular nuevas ideas y a expandir el conocimiento humano, si no la sabiduría.

(Sigue leyendo el artículo en el blog del CCCBLab en castellano, en català o English)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s