Cosas que no sabías de Santiago Roncagliolo

Lo entrevisté por primera vez hace unos años, por teléfono. En aquel entonces, lo pillé en el aeropuerto, yendo a algún lugar que ahora no recuerdo. Yo preparaba un reportaje sobre libros digitales para publicarse en el suplemento Estilos de Vida, de La Vanguardia, para Sant Jordi y él estaba en medio de un experimento, publicando una novela por capítulos online. Hace unos meses, Santiago Roncagliolo, periodista y (gran) novelista peruano, publicaba La pena máxima y me pareció una buena oportunidad para volver a charlar con él; esta vez, para hacerle un perfil.

Quedamos una mañana en el Hotel Casa Fuster, precioso, y estuvimos charlando largo y tendido. Me lo pasé muy bien. Roncagliolo es divertido, ingenioso y me pareció que muy inteligente y también sensible. “Jo també parlo català”, me espetó con buen acento. Y me contó que su mujer y sus niños son catalanes.

Este novelista me contó muchas cosas, muy interesantes, que no caben en el perfil que publicamos. Así que mi intención es ponerlas en orden y publicarlas aquí. Sería  una pena que sus palabras sólo las disfrutara yo. Por cierto, yo ya me he comprado Abril Rojo, en donde también aparece Chacaltana, el prota de La Pena Máxima. Si no tenéis lectura de vacaciones, ¡ambas novelas son más que recomendables!

Captura de pantalla 2014-08-15 a las 18.35.35(Perfil publicado en el suplemento Estilos de Vida de La Vanguardia, el 9 de agosto de 2014)

Léelo en PDF: El muñeco de Santiago Roncagliolo

Llegeix-lo en PDF: El ninot de Santiago Roncagliolo

O en texto seguido:

A los 25 años se plantó en Madrid porque quería ser escritor. Su primera novela, asegura, batió el récord mundial de rechazos editoriales, no porque fuera un genio incomprendido, sino porque –lo dice él- era pésima. Eso, no obstante, queda muy lejos porque este escritor ahora triunfa. Cosecha premios y –muy buenas- novelas. Y si no han leído nada de él, ¡corran a la biblioteca más cercana!

“Ahí donde me ves y mira, John Travolta trabaja conmigo”. Sin duda, Santiago Rocangliolo (Lima, 1975) es un hombre afortunado. ¿Quién no quisiera compartir coworking con el rey de la pista del sábado noche? Aunque, asegura el escritor y periodista peruano, más que pasos de baile, este Travolta, algo violento, le enseña su pistola y le apunta, por si se le ocurre levantar la cabeza del trabajo.

Pero muchas distracciones cuando escribe no parece tener. “Trabajo en un sitio que me obliga a trabajar. Es minúsculo, ¡casi un ataúd!”. Sin vistas, sin teléfono, sin televisor. Tampoco ascensor. Y está en una quinta planta, lo que ahuyenta a la mayoría de visitantes y hace que Roncagliolo se lo piense dos y tres y cuatro veces antes de bajar a por un café. “Llega un momento en que estás tan desesperado en que no tienes más remedio que sentarte y escribir”, bromea.

Y a pesar de que así explicado parece más una mazmorra que un estudio, lo cierto es que el autor de Abril Rojo o Pudor asegura que el lugar le encanta y que está repleto de juguetitos “que voy trayendo de mis viajes y que mi mujer se niega a tener en casa”, explica entre risas. “Es como un cuarto de juegos para un niño donde estoy yo con mis ideas”.

Así, hagamos recuento, en su estudio hay una figurita de Edgar Allan Poe, un par de peluches de Murakami, máscaras de luchadores mexicanos, muñecos de vudú con sus alfileres, un muñeco de Jack, el de Pesadilla antes de navidad, con su carroza y todo, Samuel L Jackson. Y claro, John Travolta caracterizado como el personaje que aparecía en Pulp Fiction. “En esta película Quentin Tarantino hace muchas cosas que a mí me gusta hacer, como mezclar humor y violencia, usar los diálogos para poner suspenses, jugar con la estructura. Me resulta un film muy inspirador”.

A Travolta Roncagliolo se lo trajo de Nueva York hace unos siete años. Lo compró durante la gira de su novela Abril Rojo, en la que ya aparece un detective que no quiere investigar nada de lo que pasa en ninguna parte, Félix Chacaltana, y que es también el protagonista de su nueva obra, Pena Máxima. En ella aparece Travolta, sí, en sus mejores años, y tiene como escenario de fondo el mundial de fútbol del 78 y la sanguinaria operación Cóndor, en que colaboraron las dictaduras chilena, argentina y peruana. “Mucho de lo que cuento sale de historias que vivimos en casa. A mi padre lo exilió el gobierno a México”.

La vida es mejor en los libros

“Empecé a leer muy rápido. Mi madre es escritora y mi padre un obseso de la cultura”. Cuenta Roncagliolo que a los 8 años su padre se lo llevó a una librería y le dijo: ‘basta ya de leer tonterías con dibujitos y babosadas para niños. Ahora vas a escoger una novela de adultos y te la voy a comprar’. Y la elegida fue Tiburón, en cuya portada aparecía la bestia tras una mujer desnuda. Sus padres formaban parte de los intelectuales de izquierdas peruanos a los que la dictadura persiguió y acabó echando del país.

“Al volver al Perú encontramos un lugar muy violento, de bombas, atentados, apagones. Mis compañeros de colegio vivían aquello en la inopia, porque no sabían que había otra cosa, pero yo sí sabía, porque venía de México”. Y entonces Rocangliolo leía y leía. No podía salir de casa porque había toque de queda, tampoco tenían tele. No había otra que leer. ”Luego mis padres se separaron, me hice hincha del Alianza Lima y el equipo entero se estrelló contra el mar en un avión… Para mí realmente la vida era mejor en los libros que en la realidad”.

Novelas sin puerto 

Roncagliolo suele tener un par de abortos entre libro y libro. A veces amables, de 30 páginas. Otras no tanto, de más de 60. Incluso algunos muy dolorosos, de novelas enteras. “Si llego a ser muy importante algún día –bromea-, tal vez cuando muera se publicarán un montón de porquerías desagradables que tiré y que aparecerán de la nada”. Por eso, y por si acaso, Roncagliolo revisa minuciosamente siempre papelera. No sea que…

Anuncios

Una respuesta a “Cosas que no sabías de Santiago Roncagliolo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s